El crimpado en cartuchos de pistola

Desde hace años me persigue la misma pregunta: ¿qué crimpado es adecuado para mis cartuchos del calibre .38 Super? Entre los tiradores de IPSC he escuchado muchas opiniones distintas y examinado diversos ejemplos.

Las opiniones van desde un crimpado redondeado excesivamente ajustado que, según la afirmación del propietario, permite ahorrar una décima parte de los granos de pólvora, hasta otras que no prestan ninguna atención al crimpado. Cada uno tiene su "opinión de experto"

Para mí son importantes los siguientes factores:

1. Seguridad de alimentación durante el proceso de carga de la pistola

2. Precisión (patrón de disparo)

3. Resistencia uniforme a la extracción (evolución de la presión, velocidad)

Para garantizar la seguridad de alimentación, coloco la boquilla del casquillo suavemente en el proyectil. Dado que utilizo un casquillo cilíndrico, el crimpado se puede verificar perfectamente de manera visual con una escuadra o una regla. Como medida de control, de cada cartucho retiro un proyectil y lo examino, no debería haber casi ninguna marca visible.

En el caso de cartuchos crimpados de manera demasiado ajustada en los cuales la boquilla del casquillo se ha clavado en el proyectil, he determinado una peor precisión. Asimismo, he notado que la resistencia a la extracción ha disminuido notablemente y que el proyectil se ha podía girar parcialmente incluso a mano.

Con motivo de la fase de prueba de la RS24 en el verano de 2013, tuve ocasión de asistir diferentes pruebas en las galerías de tiro en Wimmis. En este caso resultó muy práctica la máquina para extraer los proyectiles, que al mismo tiempo puede medir la resistencia de extracción.

Lo sorprendente fue que los cartuchos con un crimpado redondo, es decir, la boquilla del casquillo clavada en el proyectil, presentaron resistencia a la extracción más baja. Los cartuchos cuya la boquilla del casquillo sólo se había aplicado ligeramente y en los que el casquillo sostiene el proyectil en toda la longitud cilíndrica, presentaban la mayor resistencia. Asimismo, la velocidad era la más regular.

Lo importante para que los cartuchos de competición sean fiables es que se pueda utilizar siempre el mismo tipo de casquillos. Los grosores de las paredes pueden variar en gran medida según el fabricante, y esto puede influir en el crimpado. Mi conclusión: En lugar de un crimpado fuerte, prefiero una gran superficie de contacto entre la boquilla del casquillo y el proyectil para obtener así el funcionamiento necesario.

Saludos deportivos,

Dominic Meier