Almacenamiento de la pólvora

El material explosivo debe almacenarse cerrado herméticamente, en un lugar fresco y seco, de manera ideal, a una temperatura constante de entre 12 °C y 15 °C y con una humedad del aire de entre el 40 y el 50 por ciento. Si el aire es demasiado seco, la pólvora se secará. Esto provocará una presión demasiado alta y perjudicará el rendimiento. Para el almacenamiento de cartuchos se aplican las mismas condiciones ambientales.

Tenga en cuenta asimismo las normas de utilización en nuestros embalajes de pólvora.